Dos especies de algarrobo al CAA

Los productos elaborados a partir de los frutos de dos especies de algarrobo fueron incorporados al Código Alimentario Argentino. A partir de ahora los mismos podrán ser comercializados de manera legal.

Un estudio de la UBA fue el soporte para que se incorporen al Código Alimentario Argentino, desde el mes de agosto, las especies P. chilensis y P. flexuosa. A partir de dicha incorporación se permite su utilización para consumo humano, lo que beneficia a aquellas comunidades regionales donde se desarrolla este recurso. Cabe destacar que el CAA, es el reglamento técnico que establece las normas higiénico-sanitarias, toxicológicas, bromatológicas, de calidad y genuinidad que deben cumplir los productos que se consumen.

Uno de los derivados de los frutos del algarrobo es la harina de algarroba, un alimento rico en proteínas que se utiliza para la elaboración de distintos productos. Su sabor permite reemplazar al cacao, además no contiene gluten lo que permite el consumo por parte de personas celíacas.

El estudio que permitió anexar estas especies al CAA cuenta con la autoría de María Pía Mom, docente e investigadora en el Departamento de Biodiversidad y Biología Experimental (DBBE) de Exactas UBA. En su trabajo de tesis, Mom diseñó un protocolo para obtener la harina de algarroba, estableciendo la temperatura de secado de los frutos, el método de molienda y de tamizado, que implica pasar la harina por distintas zarandas, para alcanzar la granulometría adecuada que permita preservar la calidad de su proteína.

En relación a la adhesión de estas dos especies al CAA, Hernán Santucho, de la Comisión Nacional de Alimentos, expresó: “El hecho de que estas otras dos especies hayan sido incluidas en el CAA significa que, ahora, tanto la venta de su harina como de los productos derivados será totalmente legal, pues, si no están incluidos, no se pueden comercializar al público”.

En la Argentina, los algarrobos fructifican en verano, y producen entre 5 y 40 kg de frutos según los años. La cosecha, tradicionalmente, es realizada en forma manual por mujeres y niños; y, a partir del fruto, se obtienen varios productos: forraje (frutos y hojas), aloja, añapa, arrope, combustible, gomas, alcohol por fermentación, harinas, patay, sustituto del café y del cacao, aditivos para alimentos dietéticos, entre otros.

Cabe destacar que esta harina no contiene gluten y, por ende, puede ser consumida por celíacos.

Para lograr la incorporación al CAA, Mom debió presentar en la Comisión Nacional de Alimentos los antecedentes, la bibliografía, los estudios microscópicos y analíticos, así como el detalle del procedimiento para la obtención de la harina.

Fuente: noticias.exactas.uba.ar

Imprimir Correo electrónico

BIGtheme.net Joomla 3.3 Templates

 

Bosque Pampeano integra la estrategia de comunicación desarrollada por el Centro de Estudios Ambientales EcoSur, en el marco de la Ley Nacional Nº 26.331, de Presupuestos Mínimos de Protección Ambiental para Bosques Nativos.