Novedoso indicador de calidad del hábitat

Investigadores del Conicet y de la Universidad Nacional de Río Cuarto estudian la reproducción de pequeños mamíferos para obtener un indicador de calidad del hábitat. Este estudio permite comparar el impacto de la agricultura orgánica y convencional sobre la biodiversidad de los agroecosistemas.

Con el objetivo de obtener datos empíricos sobre el efecto que tienen ambos tipos de manejo en la biodiversidad y abundancia poblacional de pequeños mamíferos, investigadores y becarios del CONICET, integrantes del Grupo de Investigaciones de Ecología Poblacional y Comportamental (GIEPCO) de la Universidad Nacional de Río Cuarto (UNRC), realizan estudios comparativos de campo entre agricultura orgánica y convencional. El propósito es aportar datos que permitan conciliar la producción agropecuaria con la conservación de la biodiversidad en sistemas agrícolas del centro-sur de Córdoba.

Para llevar adelante el estudio, el grupo de investigadores utiliza como modelo a las hembras de pequeños mamíferos, ya que estas cumplen importantes funciones ecológicas como ser principales presas de mamíferos y aves (contribuyendo a complejizar las cadenas tróficas), ser consumidores de invertebrados, y dispersores de semillas y micorrizas. Las hembras en particular son buenos indicadores de calidad de hábitat debido a los altos costos energéticos asociados con la preñez, lactancia y cuidado de las crías. Esto determina que las hembras elijan el hábitat que les garantice, a estos últimos, la cobertura y alimento necesario.

El estudio publicado en Basic and Applied Ecology mostró que la actividad reproductiva de las hembras de pequeños mamíferos en bordes de hábitats estuvo determinado principalmente por el sistema de manejo y la cobertura vegetal. Los campos bajo manejo orgánico tuvieron un mayor número de hembras reproductivas que los sometidos a manejo convencional. Un borde de campo orgánico puede sostener hasta cinco hembras reproductivas, mientras que uno convencional puede sostener como máximo hasta dos hembras activas reproductivamente.

La exclusión de pesticidas y fertilizantes sintéticos de los campos orgánicos sería la principal diferencia entre los dos sistemas de manejo. Esto determina que los campos orgánicos en general, y sus bordes de hábitat en particular, sean más adecuados para las hembras reproductivas de pequeños mamíferos, debido a que ellos proveen una alta disponibilidad de refugio y alimento. En tanto que la cobertura vegetal de los bordes de hábitats de los campos convencionales está constituida principalmente por vegetación seca producto de la fumigación, lo que determina su baja calidad para los requerimientos asociados a la reproducción de las hembras.

Imprimir Correo electrónico

BIGtheme.net Joomla 3.3 Templates

 

Bosque Pampeano integra la estrategia de comunicación desarrollada por el Centro de Estudios Ambientales EcoSur, en el marco de la Ley Nacional Nº 26.331, de Presupuestos Mínimos de Protección Ambiental para Bosques Nativos.