Deforestación que causa crecidas

Los ríos Paraná e Iguazú han experimentado un aumento excepcional en sus caudales. Las grandes lluvias provocaron crecidas que afectan directamente a las ciudades surcadas por estos ríos. Según Greenpeace, este fenómeno se produjo por “la alarmante deforestación que sufrió la Selva Paranaense o Selva Misionera (…)”.

Hace algunos días las Cataratas del Iguazú debieron cerrar sus puertas, y acondicionar su infraestructura al nuevo escenario que la naturaleza regalaba, es decir, tuvieron que desmontar las pasarelas para que no se las lleve el agua. A su vez, en la provincia de Santa Fe, Protección Civil coordinaba un amplio operativo ante la crecida del río Paraná.

Si bien la lluvia fue excepcional, llovió en algunos días la misma cantidad que llueve en cuatro meses, la tierra no fue capaz de absorber el enorme caudal de agua. Greenpeace Argentina, en su sitio web oficial, da cuenta de esta situación y advierte que el importante aumento de las lluvias, sumado a la importante pérdida de cobertura boscosa en gran parte de la cuenca, no permitió la natural absorción del agua.

En ese sentido, Hernán Giardini, coordinador de la campaña de Bosques de Greenpeace Argentina, señaló: "Los bosques y selvas, además de concentrar mucha biodiversidad, juegan un papel fundamental en la regulación climática, el mantenimiento de las fuentes y caudales de agua y la conservación de los suelos. Son nuestra natural esponja y paraguas protector. Cuando perdemos bosques nos volvemos más vulnerables ante las lluvias y corremos serios riesgos de inundaciones".

La selva en cifras según Greenpeace

La situación actual de la Selva Paranaense o Selva Misionera es realmente crítica: sólo queda un 7% de su superficie original. Mientras que en Paraguay y Brasil ha sido prácticamente destruida, la mayor parte remanente se encuentra en Argentina, donde ha ido disminuyendo desde una superficie inicial de más de 2 millones de hectáreas hasta tan solo unas 40.000 hectáreas de selvas prístinas y alrededor de 800.000 hectáreas de selvas secundarias en la actualidad.

Según datos oficiales, entre 1998 y 2007 en Misiones se deforestaron 144.153 hectáreas. Mientras que desde la sanción de la Ley de Bosques (2008) hasta mediados de 2011 el promedio anual de deforestación disminuyó en un 50%. Sin embargo, se desmontaron 21.406 hectáreas, de las cuales 3.630 hectáreas se trataban de bosques protegidos por la normativa.

La Selva Paranaense o Selva Misionera se encuentra en nuestro país mayoritariamente ubicada en la provincia de Misiones y una pequeña porción en el noreste de Corrientes. Es una de las regiones con mayor biodiversidad del país: en ella habitan 554 especies de aves, 120 especies de mamíferos, 79 especies de reptiles, 55 especies de anfibios y más de 200 especies de peces. Se han registrado unas 200 especies arbóreas autóctonas de las cuales sólo se aprovechan aproximadamente unas veinte. La región se caracteriza por albergar grandes felinos, como el yaguareté, el puma y el ocelote. Otros mamíferos que la habitan son el tapir, cuatro especies de monos, tres especies de corzuelas, dos especies de pecaríes, y el coatí.

Imprimir Correo electrónico

BIGtheme.net Joomla 3.3 Templates

 

Bosque Pampeano integra la estrategia de comunicación desarrollada por el Centro de Estudios Ambientales EcoSur, en el marco de la Ley Nacional Nº 26.331, de Presupuestos Mínimos de Protección Ambiental para Bosques Nativos.