Investigación sobre árboles viejos

La gran mayoría de los árboles viejos sigue creciendo con el paso de los años, dice un estudio. Si bien los jóvenes crecen más rápido, los más antiguos tienen un mayor porcentaje de biomasa, dicen dos profesionales del CONICET que participaron de una investigación internacional.

En este estudio se calcularon las tasas de crecimiento o acumulación de biomasa a nivel de los árboles individuales, con la mayor muestra conocida hasta el presente. Basada principalmente en mediciones estandarizadas de diámetro del tronco y en ecuaciones alométricas que relacionan esta medida con la biomasa total del árbol.

 

 

Ricardo Grau y Agustina Malizia, cuentan de qué se trató la investigación y cuál fue la contribución que ellos hicieron a la misma junto a otro grupo de becarios del CONICET. Los investigadores argentinos aportaron datos sobre 7 mil árboles pertenecientes a 32 especies de las Yungas, los cuales son monitoreados en sistema de parcelas forestales permanentes, establecidas desde el año 1991 en el noroeste de Argentina.

El estudio continúa diciendo que a pesar de que las hojas de árboles viejos son menos eficientes, a nivel individuo esto se compensa porque los árboles viejos tienen más hojas. Los bosques viejos acumulan menos biomasa porque la mortalidad de individuos en estos bosques es alta, pero mientras sobreviva, un árbol continúa incrementando su crecimiento con la edad. Los árboles más jóvenes pueden crecer más rápido en una escala relativa (les lleva menos tiempo duplicar su tamaño) pero los individuos viejos incorporan más biomasa absoluta anualmente.

La investigación estuvo dirigida por Nathan Stephenson y Adrian Das, ambos ecólogos pertenecientes al Servicio Geológico de Estados Unidos. El trabajo fue divulgado por la publicación especializada Nature.

Imprimir Correo electrónico

BIGtheme.net Joomla 3.3 Templates

 

Bosque Pampeano integra la estrategia de comunicación desarrollada por el Centro de Estudios Ambientales EcoSur, en el marco de la Ley Nacional Nº 26.331, de Presupuestos Mínimos de Protección Ambiental para Bosques Nativos.