Wichis controlan desmontes

Investigadores de la Facultad de Agronomía de la UBA (Fauba) capacitan a comunidades wichis de Salta en el uso de imágenes satelitales, que les permitirán detectar y controlar el avance temprano de desmontes.

"No estamos ayudando a que las comunidades solucionen un problema reciente, sino uno que tiene una historia de 500 años de postergación", afirmó José Paruelo, director de la licenciatura en Ciencias Ambientales, de la Facultad de Agronomía de la Universidad de Buenos Aires (Fauba).

El objetivo es realizar un seguimiento y mapeo de los desmontes e incendios en conjunto con los pueblos originarios afectados, a través de tecnología y herramientas informáticas, señaló Paruelo.

Esa información permitiría realizar acciones concretas en defensa del patrimonio natural y cultural de un grupo social vulnerable.

Los desmontes y sus consecuencias son un problema grave, y las imágenes satelitales ayudan a describirlo y entenderlo.

Por imágenes

Veinte estudiantes de grado y posgrado, que además de Ciencias Ambientales abarcan a la carrera de Agronomía y a otras facultades de la UBA, trabajan en el proyecto.

El grupo comenzó sus actividades hace tres años, cuando la Corte Suprema de Justicia de la Nación prohibió los desmontes en los departamentos salteños de San Martín, Orán, Rivadavia y Santa Victoria, a raíz de una presentación de sus pobladores.

Estos denunciaron entonces que en la zona se estaban registrando las tasas de desmontes más altas de la historia argentina, en momentos previos a la sanción de la Ley de Bosques.

Salta ha perdido el 25 por ciento de sus bosques nativos existentes en los ¥70, corridos por la expansión agrícola y afectando a pueblos originarios y criollos.

El equipo de la Fauba desarrolló un estudio sobre los† lineamientos básicos que debe tener una evaluación de impacto ambiental acumulativo de la tala y el desmonte.

En esta segunda etapa, concentró el objetivo de trabajo en la realización de un sistema de monitoreo que detecte los desmontes en tiempo real, y que pueda ser gestionado por las comunidades afectadas.

Los pueblos originarios, con la desaparición de los bosques, son empujados hacia las adyacencias de las grandes ciudades sin ningún tipo de ayuda, pero los que quedan en el monte viven en una situación de precariedad extrema.

María Vallejos, docente de la Fauba y becaria de Conicet, junto con el grupo de trabajo, visitó las comunidades de San José, Cuchuy Y Corralito, en el departamento de San Martín, donde los satélites siguen mostrando nuevos desmontes, pese a estar prohibidos.

Allí se avanzó con la capacitación de los referentes locales durante una semana en el manejo de la información que iba a generar ese sistema de monitoreo. "La idea era mostrarles el trabajo que se hacía desde la facultad, con la digitalización de cada desmonte", dijo Vallejos.

Concluyó que "la respuesta fue positiva, la gente quería aprender y tener evidencias para presentar ante la Justicia. Ellos se ubicaron en seguida en los mapas, marcaron los puntos de agua, localizaron al resto de las comunidades y los lugares donde hacen uso del monte". (Telam)

Imprimir Correo electrónico

BIGtheme.net Joomla 3.3 Templates

 

Bosque Pampeano integra la estrategia de comunicación desarrollada por el Centro de Estudios Ambientales EcoSur, en el marco de la Ley Nacional Nº 26.331, de Presupuestos Mínimos de Protección Ambiental para Bosques Nativos.