Córdoba: 85% menos de bosques

El norte de la provincia de Córdoba (Argentina) ya perdió el 85% de sus bosques nativos, según un estudio de la Universidad Nacional de Córdoba. Se realizó un relevamiento sin precedentes.

El 85% de los bosques en llanuras y sierras del norte provincial fueron destruidos. Así lo determina un informe del Instituto Multidisciplinario de Biología Vegetal, de la Universidad Nacional de Córdoba (UNC), que encaró un relevamiento sin precedentes en la región, dado que cubrió un área de 27.000 km2, desde las Salinas Grandes hasta la Laguna de Mar Chiquita.

íEl territorio estudiado tuvo una degradación anual mayor a la que sufren los bosques tropicales. La media internacional de pérdidas de bosques es del 15%, y nosotros perdimos el 85%î, dijo Marcelo Zak, biólogo de esa institución científica y autor del estudio.

Según se ha informado, los resultados del trabajo serán publicados este mes en la prestigiosa revista británica Biological Conservation por el interés que despierta en la comunidad científica internacional esta investigación que relaciona la desaparición de un ecosistema completo, el ocaso de algunas especies, la descontrolada expansión de los cultivos de soja y la creciente pobreza de los pobladores del norte cordobés.

La causa: la expansión de la frontera agropecuaria por el cultivo de soja. Lo que ocasionó, entre otras tragedias ambientales, la desaparición del Quebracho Colorado, una especie emblemática de la región.

Los bosques serranos pasaron de cubrir el 8,4% del territorio provincial, a sólo el 0,5%. Los bosques situados al este de las sierras cordobesas, que hace 30 años cubrían el 20,5%, ahora sólo representan el 2,1%, y los del oeste, pasaron del 23% a solo el 5,6%, reveló el estudio.

"Estudiamos la vegetación en el lugar y a las pocas semanas regresamos y descubrimos que ya no estaba. Es muy triste porque es como una muerte", lamentó el biólogo.
"Imaginemos lo que perdimos porque es una verdadera tragedia, ya que la estructura que reemplazó a los montes de quebracho colorado permite menor biodiversidad, con menos especies. Destruimos riqueza biológica cuando permitimos el caótico crecimiento de la frontera agrícola", agregó.

El investigador del IMBIV reclamó que íparte de las retenciones agropecuarias sean destinadas a proteger los montesî y cuestionó que un terreno desmontado sea considerado como ímejoradoî, que equipara el valor de un campo con suelo pelado, con otro con bosque.

Los bosques abastecen los acuíferos, controlan inundaciones, producen oxígeno y sirven de hábitat para la fauna, además de proteger los suelos del arrastre del viento, un recurso que tarda siglos en recuperarse ya que, 10 centímetros de suelo, tardan más de 100 años en reconstituirse.

íSin bosques no hay agua, eso es muy simple. Vivimos en un territorio árido con déficit hídrico y, sin embargo, lo despojamos de los montesî, concluyó el investigador.

Imprimir Correo electrónico

BIGtheme.net Joomla 3.3 Templates

 

Bosque Pampeano integra la estrategia de comunicación desarrollada por el Centro de Estudios Ambientales EcoSur, en el marco de la Ley Nacional Nº 26.331, de Presupuestos Mínimos de Protección Ambiental para Bosques Nativos.