Cerro Negro ¿Área protegida?

Anibal Prina y Silvia Calderón, docentes de la cátedra de Botánica de la Facultad de Agronomía de la UNLPam, se encuentran desarrollando un trabajo con el objetivo de que el Cerro Negro sea declarado área protegida. De acuerdo a los profesionales, se trata de una zona "con alto potencial ecológico y de conservación", que constituye "un recurso paisajístico y turístico de los que no abundan en nuestra provincia". Un artículo de la revista Contexto, cuya autoría corresponde a Prina y Calderón, da cuenta de este trabajo.

 

Artículo completo:

El Cerro Negro y sus serranías, un área que debe ser protegida

El área de Cerro Negro y su serranía aledaña constituyen un recurso paisajístico y turístico de los que no abundan en nuestra provincia, por ende es perentorio que el área en cuestión sea considerada como “protegida” de manera de propender a su conservación. Cerro Negro es una formación basáltica ubicada al noroeste de la provincia de La Pampa. Es un área con un alto potencial ecológico y de conservación. Paisajísticamente posee características serranas de singular belleza. Está influenciada por la cercanía de las serranías de la Payunia mendocina y su campo volcánico del cual el cerro Negro forma parte, a la que se suma un afloramiento de edad similar a la de Lihue Calel que constituyó un hallazgo en lo inherente a flora y fauna. Los estudios florísticos son básicos e imprescindibles a la hora de caracterizar un área, ya que la vegetación es la matriz en la que se desarrollan la mayoría de las restantes formas de vida, como diversos grupos animales (aves, reptiles, mamíferos e invertebrados) así como hongos y líquenes. Este tipo de estudios en La Pampa datan de la década del `50, aunque se intensificaron en los últimos 20 años a partir de los trabajos que han llevado adelante docentes de la cátedra de botánica de la Facultad de Agronomía de la UNLPam. Desde 2013 los autores de esta nota (A. Prina, profesor de Botánica en la Facultad de Agronomía, y S. Calderón, alumna en plan de tesis de grado de la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales) están llevando a cabo un estudio con el fin de elaborar un catálogo de la flora del área, denominado "Relevamiento florístico del Departamento Chicalco". Para ello se vienen realizando una serie de viajes con la colaboración de Fabián Tittarelli, docente de esta Universidad y técnico de la Subsecretaría de Ecología del Gobierno de La Pampa, organismo que ha financiado los viajes de campaña, pues en contrapartida la información obtenida del presente trabajo será de suma importancia para justificar la declaración como área protegida.

Trabajo de campo

El trabajo de campo consiste en colectar ejemplares de plantas en las áreas serranas y extraserranas, los cuales son posteriormente herborizados y depositados en el herbario de la Facultad de Agronomía, en donde se realiza la identificación taxonómica correspondiente; se realizan fotografías in situ de las plantas colectadas; se establecen las coordenadas geográficas de las colecciones; y se realiza una caracterización de las diversas formaciones vegetales. Hasta el momento se han colectado alrededor de 400 ejemplares que se suman a la colección histórica del citado herbario.

Para ello se realizaron cuatro viajes en diferentes épocas del año durante las estaciones de crecimiento, primavera-verano y verano-otoño para hallar la mayor cantidad posible de especies en estado reproductivo, estado en el que deben colectarse en el campo para poder proceder a su estudio. Con esta información se está elaborando una base de datos en la que se consigna información taxonómica, ecológica, de hábitat y hábito de cada una de las especies, que formará parte del catálogo en el que habrá claves de identificación y fotografías de la mayoría de las especies registradas. A la fecha se ha concluido con el trabajo de campo y las tareas de laboratorio están avanzadas. De estos datos preliminares se ha podido detectar la existencia de un interesante número de especies que no estaban citadas previamente para la provincia de La Pampa como Polygala spinescens, una de las pocas especies arbustivas de este género pertenciente a la familia Polygalaceae y endémica de la región de la Payunia, o Tetraglochin alatum, una Rosaceae propia de las estribaciones de la Cordillera de los Andes. Un buen número de otras especies halladas representan endemismos regionales y confirman que ese sector de La Pampa debe incluirse en la Región Fitogeográfica de Payunia. Esto sin duda le confiere importancia ecológica, geológica y paisajística y justifica la declaración de área protegida, proyecto presentado en 2010 y en espera de su tratamiento por parte de los legisladores provinciales. A partir de este trabajo se genera el conocimiento básico necesario para establecer las debidas normas de manejo de los recursos florísticos existentes. + Silvia Calderón y Anibal Prina

Una flora muy particular

La mayor parte del territorio de La Pampa está incluida en la Región Fitogeográfica del Monte, que discurre desde Salta hasta la costa atlántica en Chubut. En La Pampa posee un régimen hídrico que va desde los 250mm en el sector oriental o 150mm en la parte más occidental, limítrofe con la provincia de Mendoza. Por ello encontraremos allí una flora particularmente adaptada, con especies que cuentan con estructuras que permiten su vida en condiciones donde la disponibilidad de agua es limitante y donde el xerofitismo se expresa de diversas formas. De esta manera, encontramos especies con hojas pequeñas como las “jarillas” (Larrea sps.), a la vez cubiertas por resinas que las protegen de la excesiva evapotranspiración; otras especies son áfilas, o sea sin hojas, como la “pichanilla” (Senna aphylla) o los “solupes” (Ephedra ochreata y Neosparton aphyllum); otras cuentan con abundante pilosidad, lo que contribuye a evitar la pérdida de humedad, como la “peludilla” (Gomphrena mendocina), u hojas convertidas en espinas como en el caso de las Cactaceae, donde los tallos cumplen la función de hacer fotosíntesis y almacenamiento de agua, como en el “chupasangre” (Maihueniopsis darwinii), un cactus en cojín de bellísimas flores de color naranja intenso, o el cactus columnar Denmoza rhodacanta, con flores de color rojo intenso con estambres oscuros. La variedad de ambientes que encontramos en esta región, llanuras arenosas, serranías, afloramientos variados y salinas, permite el desarrollo de numerosas especies vegetales que enriquecen la flora pampeana. El Cerro Negro y sus serranías aledañas constituyen un recurso paisajístico y turístico de los que no abundan en nuestra provincia, se trata de un área poco explorada botánicamente y por ende es perentorio que el área en cuestión sea considerada como “protegida”. AP

 

Fuente: Revista Contexto (UNLPam)

Fecha de publicación: 4 de junio de 2015

 

Imprimir Correo electrónico

BIGtheme.net Joomla 3.3 Templates

 

Bosque Pampeano integra la estrategia de comunicación desarrollada por el Centro de Estudios Ambientales EcoSur, en el marco de la Ley Nacional Nº 26.331, de Presupuestos Mínimos de Protección Ambiental para Bosques Nativos.