El camino a la Ley de Bosques

La Ley Nacional de Bosques surgió como una respuesta a la emergencia forestal generada por el avance de la frontera agropecuaria. Según información de la Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación, la superficie desforestada entre 1998 y 2006 alcanzó las 2.295.567 hectáreas, más de 250.000 hectáreas por año o 1 hectárea cada dos minutos. Estimaciones oficiales calculan que se perdió el 70% de los bosques nativos y originales.

Ante esta situación, en junio de 2006, la Cámara de Diputados de la Nación comenzó a tratar el llamado "Proyecto Bonasso" o "Ley de Bosques". La iniciativa presentada por el presidente de la Comisión de Recursos Naturales y Conservación del Ambiente Humano de la Cámara Baja fue conocida como Proyecto de Ley de Presupuestos Mínimos de Protección Ambiental de los Bosques Nativos.

Con el aporte de legisladores y organizaciones ambientales, el texto tomó forma en un amplio debate y obtuvo media sanción en el mes de marzo de 2007. En el Senado fue tratado en 6 comisiones donde se demoró su sanción definitiva.

UN MILLÓN Y MEDIO

Organizaciones ambientales de todo el país demostraron con 1,5 millones de firmas el alto nivel de consenso social del que gozaba la propuesta legislativa. EcoSur y la publicación ECO en La Pampa (junto con otras instituciones y empresas) aportaron unas 5.000 firmas de pampeanos. De la campaña participaron Greenpeace, Fundación Vida Silvestre, Fundación de Ambiente y Recursos Naturales, Fundación Proteger, Proyecto Lemu y una treintena de organizaciones más del país.

Todas las firmas fueron entregadas en el Senado de la Nación y con ellas se logró que los senadores retomaran el tratamiento de la norma sobre un texto que recuperaba los principales puntos del proyecto aprobado en Diputados, entre los que se destacan:

- Moratoria a los desmontes hasta que cada provincia realice un Ordenamiento Territorial de Bosques Nativos participativo.

- Obligatoriedad de realizar un Estudio de Impacto Ambiental y una audiencia pública antes de autorizar un desmonte.

- Respetar a los derechos de las comunidades indígenas y campesinas sobre los bosques que utilizan.

- Prohibición de la quema a cielo abierto de los residuos derivados de desmontes o aprovechamientos sostenibles de bosques nativos.

Además, a la ley se le sumaron fondos de fomento para la protección de los bosques nativos y para las actividades que realicen un desarrollo sustentable.

El nuevo texto fue aprobado por la Cámara de Senadores el 21 de noviembre de 2007, y ratificado por la Cámara de Diputados, una semana después. La reglamentación se concretó en febrero de 2009, luego del reclamo de más de 70 organizaciones sociales y de que durante casi dos meses recibieran de gente de todo el país más de mil llamadas telefónicas por día mediante el Teléfono Rojo de Greenpeace. Entre los motivos que habrían forzado su reglamentación debe mencionarse el trágico alud en Tartagal, provocado en gran medida por la deforestación.

Imprimir Correo electrónico

BIGtheme.net Joomla 3.3 Templates

 

Bosque Pampeano integra la estrategia de comunicación desarrollada por el Centro de Estudios Ambientales EcoSur, en el marco de la Ley Nacional Nº 26.331, de Presupuestos Mínimos de Protección Ambiental para Bosques Nativos.