Receta indígena para Río+20

Una caravana indígena llevará a la cumbre Río+20 el "buen vivir" equilibrio entre las comunidades humanas y la naturaleza como remedio a las crisis ambiental y económica.

Delegados indígenas de América del Sur se suman a pie, en lanchas o autobús a la Caravana Kari-Oca, que los llevará a la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Desarrollo Sostenible, Río+20, donde esperan interpelar a los gobernantes del mundo.

Representaremos a miles de comunidades aborígenes de América del Sur, dijo a Tierramérica el líder huaorani Moi Enomenga, justo antes de abordar en Quito el autobús que demorará nueve días en llegar a la brasileña ciudad de Río de Janeiro, sede de la cumbre Río+20. Otros dirigentes indígenas se le unirán en el camino.

Los huaoranis son un pueblo amazónico afincado en el este de Ecuador, en una zona de explotación petrolífera.

Río+20 se plantea como un ámbito intergubernamental para adoptar soluciones a la crisis mundial de sustentabilidad, que se manifiesta en el reiterado fracaso de la economía globalizada, la carestía de alimentos, los problemas energéticos y los males ambientales globales como el cambio climático y la pérdida de biodiversidad.

Los indígenas hemos estado divididos durante años. Ahora vamos a unirnos, dijo Enomenga, quien nació en una comunidad no contactada por el mundo occidental, o en aislamiento voluntario, y actualmente preside la Asociación Quehueri'ono.

No todos pueden oír la voz que llega de la Madre Tierra desde la selva, y queremos llevar esa voz a Río, señaló.

Desde el 14 hasta el 22 de este mes se celebrará la Cumbre Mundial de los Pueblos Indígenas sobre Territorios, Derechos y Desarrollo Sostenible en la aldea Kari-Oca II, especialmente construida por indígenas brasileños a cinco kilómetros de la sede de la conferencia oficial.

"Kari-Oca" es una voz tupí-guaraní que significa "casa de blanco". Así se referían los indígenas de la zona donde hoy se yergue Río de Janeiro a las primeras urbanizaciones de los colonizadores portugueses.

De allí proviene "carioca", gentilicio de los habitantes de Río. Dos décadas atrás, se celebró el encuentro en la primera aldea Kari-Oca, paralela a la Cumbre de la Tierra de 1992.

El Comité Intertribal de Brasil, organizador del encuentro, prevé la participación de unos 600 indígenas de todo el mundo, que elaborarán un mensaje y recomendaciones al encuentro de alto nivel de Río+20, que tendrá lugar del 20 al 22.

Opuesto a la idea occidental de "vivir mejor" el crecimiento económico entraña progreso y este lleva a eliminar la pobreza el buen vivir plantea el equilibrio y la cooperación entre las comunidades humanas y su integración con la naturaleza, de la que se extrae aquello necesario para una vida digna, sin afán de acumulación.

En cambio, la "economía verde" que muchas naciones quieren plasmar en el documento final de Río+20 representa una falsa solución a la crisis de degradación ambiental e injusticia social, afirmó Cáceres.

Más de 700 pueblos indígenas participaron en la primera cumbre Kari-Oca de 1992, que dio nacimiento a un movimiento internacional por los derechos de los pueblos indígenas y puso en evidencia el papel de esas comunidades en la conservación y el desarrollo sostenible.

Imprimir Correo electrónico

BIGtheme.net Joomla 3.3 Templates

 

Bosque Pampeano integra la estrategia de comunicación desarrollada por el Centro de Estudios Ambientales EcoSur, en el marco de la Ley Nacional Nº 26.331, de Presupuestos Mínimos de Protección Ambiental para Bosques Nativos.