La Ley en Diputados

Nadie podrá desmontar livianamente el caldenal en La Pampa, dijeron integrantes del equipo técnico del Gobierno de La Pampa en el plenario de las comisiones de Ecología, Hacienda y Presupuesto de la Cámara de Diputados de La Pampa.

 

Maite Betelu y Marta Scarone como integrantes del equipo del gobierno provincial que hizo el ordenamiento territorial para la Ley Provincial de Bosques que ha comenzado a considerarse en la Cámara de Diputados explicaron, ante el plenario de las comisiones de ecología, hacienda y presupuesto y asuntos agrarios, cuáles fueron las herramientas que utilizaron para determinar los colores en los que pintaron cada una de las categorías de preservación del bosque del caldenal en La Pampa.

Las profesionales revelaron que la ley de bosques establece tres categorías: la roja que es la de mayor conservación; la amarilla y la verde, que sería la menor conservación. Pero todas son áreas de conservación que demandan, planes de manejo y los estudios y evaluaciones de impacto.

Para pintar en rojo se seleccionó a las áreas que tienen algún valor que merezcan su protección, ya sea por su suelo (aquí vemos pendientes o calidad de suelo o profundidad) o porque están protegiendo algunas cuencas hídricas (superficiales o subterráneas) o por su valor cultural (sobre todo para los pueblos originarios o histórico), o por su valor relacionado con los fósiles, o sitios para proteger a fauna que esté en peligro o en estado de vulnerabilidad, o de protección de aves migratorias. Vale decir, que se tomaron un montón de elementos para determinar a áreas precisas en rojo que están dispersas en toda la provincia. Fundamentalmente tenemos que pensar en todas las áreas protegidas, nacionales y provinciales que ya existen, o aquellas a crearse próximamente. Toda el área del caldenal y monte occidental, dijeron las profesionales de la Dirección de Recursos Naturales.

El las áreas protegidas en rojo no pueden ser taladas, como tampoco en las áreas en amarillo. Lo que permite el rojo es que se pueda seguir haciendo algún tipo de actividad económica, pero no forestal. Por ejemplo; usar la ganadería como elemento más natural de conservación, agregaron.

En las áreas pintadas de amarilla puede haber una explotación forestal y un manejo ganadero un poco más intensivo, pero siempre bajo un plan de manejo. Y en las áreas en verde pueden hacer un plan de conservación, un plan de manejo o un plan de cambio de uso del suelo, lo que conlleva a que se realice a través de una evaluación de impacto ambiental (que es un trabajo bastante serio) y un plan de cambio en el uso del suelo, porque como se va a destinar a la agricultura en algunos casos y a pastura para ganadería en otros tiene que ser sostenido en el tiempo (no puede ser un campo que a los 3 años tenga que abandonarse porque no sea más productivo, por eso tiene que convencernos los técnicos que va a ser sostenible de acá a nuestros bisnietos).

El plan de manejo lo tiene que proponer el productor junto a un profesional asociado responsable solidario en el mismo y lo tiene que aceptar la dirección de recursos naturales que es la autoridad de aplicación de la ley de bosques. Nadie podrá venir livianamente con un emprendimiento comercial a explotar el caldén en La Pampa. Nadie va a poder desmontar porque se le ocurra o porque está en un área en verde. Si alguno livianamente lo hiciera sería sancionado con fuertes multas y restaurar, por más que haya desmontado, volver a la situación original.

Propuesta del Consejo de Lonkos

Por su parte, los integrantes del Consejo de Lonkos, encabezados por su presidente Oscar Guala, se acercaron al recinto de sesiones y presentaron una propuesta, que previamente la analizaron en el Consejo Provincial del Aborigen.

El documento solicita:

La categoría amarilla pintada en el mapa de La Pampa, la de una protección parcial y a discutir, no esté pintada de verde porque entonces esta autorización parcial va a estar supeditada solamente a la autoridad de aplicación del ministerio de la producción.

La autoridad de aplicación no quede supeditada únicamente al Estado porque el bosque de calden y el nativo de La Pampa le pertenece a todos los pampeanos y más aún a nosotros los ranqueles que datamos de mucho antes que el Estado sea tal.† Nos corresponde a varios organismos estatales y no gubernamentales autorizar el desmonte para un árbol que tarda más de cien años en desarrollarse.

Se agregue la opinión de campesinos e indígenas. Nuestros aportes que podrían constituirse en La Pampa en una ley pionera en relación a la ecología y a la biodiversidad, porque tenemos una cosmogonía en relación a la ecología y el cuidado de la biodiversidad.

Nuestra esperanza está puesta en la atención que recibieron los planteos indígenas para la elaboración de ley como cuando fuimos tenidos en cuenta en la elaboración de la ley a nivel nacional. Esperamos que los diputados nos convoquen.

Imprimir Correo electrónico

BIGtheme.net Joomla 3.3 Templates

 

Bosque Pampeano integra la estrategia de comunicación desarrollada por el Centro de Estudios Ambientales EcoSur, en el marco de la Ley Nacional Nº 26.331, de Presupuestos Mínimos de Protección Ambiental para Bosques Nativos.