Los desiertos pueden salvar los bosques

La protección de los desiertos puede salvar los bosques, coinciden especialistas de varios países, quienes destacan la importancia de resguardar y mejorar la ecología de estos áridos territorios.

Cuando llegue el momento de dejar que nuestros bosques sobrevivan para preservar los servicios de su ecosistema, las miradas se dirigirán a esos grandes espacios de tierra que son los desiertos, en busca de seguridad alimentaria y sustento, opinó el biólogo israelí Uriel N. Safriel, en entrevista con IPS durante el IV Foro Internacional de Desiertos, realizado en Kubuq, en el norte de China.

La desertificación avanza a un ritmo de entre 50.000 y 70.000 kilómetros cuadrados al año y 38 millones de kilómetros cuadrados, o alrededor de una cuarta parte de las tierras del mundo, ya son desiertos. Esto incluye el 41 por ciento de las tierras agrícolas.

El proceso implica pérdidas de más de 40.000 millones de dólares anuales y afecta a 110 países, observaron los científicos.

Los especialistas del mundo entero† se preocupan por el proceso de desertificación, que principalmente tiene que ver con la pérdida de productividad biológica relacionada con la falta de agua en zonas áridas y semiáridas.

A diferencia de los desiertos naturales, la evaporación en las tierras que se secan puede ser 1,5 veces mayor que las precipitaciones. La gestión no sostenible de esas zonas, sumada al cambio climático, contribuyen a la creación de desiertos fabricados por las actividades humanas.

Experiencia

Algunas de las regiones perjudicadas recurren a nuevas y más eficientes tecnologías para lograr la productividad de las tierras secas.

Elio Resources Group, la mayor empresa china especializada en ecología del desierto, trata de crear un oasis de 200 kilómetros de largo y 20 de ancho en medio del desierto de Kubuq, de 13.000 kilómetros cuadrados, cerca de Beijing.

La compañía plantó 1.000 kilómetros cuadrados de árboles y creó plantas adaptadas al desierto como regaliz y sauces, que son resistentes a la falta de agua y eficientes desde el punto de vista ecológico.

Nos llevó un total de cinco años crear la variedad semisilvestre del arbusto medicinal regaliz Liangwai, que crece bien en terrenos desérticos, dijo a IPS el presidente de la compañía Wang Wenbiao.

La iniciativa de la Convención de las Naciones Unidas para la Lucha contra la Desertificación (CNULD) para calcular los costos de la falta de acción arrojará luz al respecto.

Ecuador pierde 2.000 millones de dólares, o 12 por ciento de su producto interno bruto agrícola, por la desertificación y la degradación de tierras, mientras Guatemala y Honduras, 18 por ciento, indicó el experto Sigifredo Morales, economista chileno del CNULD.

En la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Desarrollo Sostenible (Río+20), realizada en Brasil en 2012, el foro acordó luchar por una degradación neutral de tierras en el mundo para 2030. Podrá ser una propuesta cara, pero necesaria, coincidieron los ecologistas. (Fuente: IPS)

Imprimir Correo electrónico

BIGtheme.net Joomla 3.3 Templates

 

Bosque Pampeano integra la estrategia de comunicación desarrollada por el Centro de Estudios Ambientales EcoSur, en el marco de la Ley Nacional Nº 26.331, de Presupuestos Mínimos de Protección Ambiental para Bosques Nativos.